Hemorroides, remedios caseros

Las hemorroides son dilataciones de las venas que se encuentran en el esfínter anal, a modo de varices. Resulta un problema bastante molesto e incómodo, pero no suele revestir gravedad. Existen varias causas que pueden provocar esta dolencia. Las más habituales son el estreñimiento crónico o la realización de grandes esfuerzos musculares.

 

Hay varios remedios caseros para las hemorroides. Por ejemplo, según una antigua creencia, para reducir las hemorroides basta con llevar una castaña pilonga en el bolsillo y reponerlas cada vez que ésta se agriete. También resulta muy útil el limonero que es refrescante, astringente, desinfectante y diurético. Para las hemorroides internas se usa como enema. Para su aplicación, se mezcla el zumo de un limón con un vaso y medio de agua tibia. Además, el trigo sarraceno y el castaño de Indias ayudan a combatir las hemorroides.

 

Un remedio casero bastante efectivo es la elaboración de una pasta de espinacas. Este antiguo remedio resulta muy apropiado para bajar la hinchazón de las hemorroides, además de relajar la zona dolorida. Para su elaboración se precisan tres hojas de espinacas y una cucharada de aceite de oliva. Se pican las espinacas en trocitos tan finos como sea posible, casi diminutos. Luego, se mezclan las espinacas con el aceite, mojándolas bien hasta que se forme una pasta homogénea. Una vez hecha la pasta, se coge con la punta del dedo una pequeña cantidad de la misma y se introduce en el esfínter anal. El resto, sobre unas gasas, se aplica en el ano sujetándolo con esparadrapo y con la ropa interior. Se mantiene el emplasto de pasta de espinacas hasta que las hemorroides se descongestionen y dejen de molestar.

 

Otro remedio casero para aliviar el dolor de las hemorroides pasa por aplicar un cubito de hielo en el ano o bien triturar varios cubitos, ponerles en una bolsa de plástico y aplicarla en la parte afectada. Con la ayuda de la ropa interior los cubitos se mantendrán sujetos durante toda la noche.

 

Asimismo, en el caso de tener unas hemorroides muy inflamadas, se puede friccionar la parte interna del pie, justo en la mitad de la línea recta que une la punta del tobillo con la punta del talón. Presionando con fuerza y llevando a cabo un masaje en este punto se notará un alivio instantáneo.

 

Por último, entre los muchos otros remedios caseros contra las hemorroides sobresalen usar una patata pelada como supositorio; aplicar un cataplasma de queso; beber jugos de zanahoria o nabo; beber más de 10 vasos de agua al día; consumir poca sal; y evitar las especies, las carnes rojas, los azúcares, el café, el alcohol, los picantes y el tabaco.



comentarios Comentarios publicados en Hemorroides, remedios caseros:


Actualmente no ha ningún comentario publicado


comentarios Comparte tus remedios para Hemorroides, remedios caseros: