Acércate al mar y descubre sus enigmas de sanación

Uno de los más grandes enigmas desconocidos del mar es la curación de numerosos males tan solo con su ingesta o un baño. ¿Lo sabías? Cada vez que llegan las vacaciones no esperamos un segundo para hacer las maletas, tomar el vuelo más económico y dirigirnos a las más paradisíacas playas en cualquier parte del mundo, ¿para qué?, para disfrutar del agua de mar en nuestros cuerpos.

 

El agua de mar  es el elemento natural que concentra el 97,25 % de toda el agua del planeta y alimenta a una gran cantidad de vida animal en sus dominios. Se trata de una solución de agua salina (sales minerales disueltas), presente solo en mares y océanos, en el que se encuentran todos los elementos orgánicos de la tabla periódica de los elementos (118): ADN, ácidos nucléicos, minerales, grasas, carbohidratos, proteínas, aminoácidos esenciales, carbohidratos y vitaminas.

 

 

En Estados Unidos se aplica para curar males de próstata, artritis, bronquitis, asma, fatiga crónica, estrés, entre otros, incluso en casos de dependencia al alcohol y drogas. Sin embargo, tanto en España como en el resto de la Unión Europea, solo se considera como un complemento alimenticio y se comercializa en ampollas bebibles y sprays (con el nombre de Quinton Hipertónico), pero no como un medicamento a pesar de haberse demostrado sobradamente sus capacidades curativas.

Las propiedades del agua de mar son principalmente: disolvente, el mayor de calidad natural del planeta (de sólidos, gases y líquidos), antibiótico y bactericida (elimina bacterias nocivas terrestres y mantiene o activa las beneficiosas).  También es alcalinizador y regulador del medio interno (evita desarrollo de enfermedades), nutriente celular, reconstituyente, dentífrico, laxante, purgante, cicatrizante, neutralizante de la acidez del estomago, rehidratante y ayuda a bajar de peso.

 

En algunas playas de Tenerife, la fibromialgia o fatiga crónica, una enfermedad silenciosa, desconocida, difícil de diagnosticar (99 de 100 personas que la padecen son mujeres), generada por el estrés y que implica el dolor generalizado del cuerpo, fatiga, trastorno del sueño, calambres, depresión, colon irritable entre otros, se viene tratando en importantes campañas de salud que incluyen baños de arcilla y agua de mar. Su temperatura fría, los minerales, más lo iones negativos, ayudan a disminuir la actividad eléctrica cerebral, relajando y calmando el dolor.

 

Así, cada vez que un turista, durante sus vacaciones, tome alguno de los par bañarse en sus playas y beber agua de mar al mismo tiempo; debe ser consciente de que se puede curarse de sus males.