Trucos para enfermedades menos conocidas

Hay algunas enfermedades que realmente son poco conocidas, en ocasiones sólo las hemos oído si alguien cercano a nosotros la ha sufrido, pues son poco nombradas entre las conversaciones de carácter médico de aquellos que nos preocupamos un poco por el cuidado de nuestra salud.

 

Para estos casos también resulta muy oportuno recurrir al uso de remedios naturales, pues de este modo podemos apoyar el tratamiento que nos recetará el médico. Y hablamos directamente del tratamiento médico porque para este tipo de enfermedades es recomendable seguir los consejos y pautas que nos dicte el especialista, pues se trata en su mayoría de dolencias crónicas que necesitan ser gestionadas con la medicación adecuada, para evitar su propagación por el cuerpo o incluso su contagio.

 

Veamos algunos ejemplos de estas enfermedades y los remedios más efectivos para experimentar una mejoría importante.

 

En primer lugar aparece la displasia, una deformidad congénita que pueden sufrir algunos bebés. Al nacer con este problema, es necesario una corrección quirúrgica para corregir este problema. Sin embargo, existen un remedio menos peligroso para la colocación correcta de su arcticulación de cadera. Consiste en colocar una escayola que ajuste a las piernas la posición correcta, de modo que gracias a la inmovilización de esta zona se obligue a corregir el desarrollo correcto de los huesos. De este modo será únicamente en caso de fallar este sistema cuando será necesario recurrir a una operación del pequeño, algo que no suele ser lo ideal para edades tempranas.

 

Tampoco puede escaparse a nuestra atención la esporotricosis. Es un problema muy molesto, pues presenta una aparición en la piel que resulta muy doloroso por constantes picores. Además esta enfermedad puede propagarse a otras regiones de nuestro cuerpo. Para luchar por solucionar sus síntomas, podemos recurrir a soluciones yodadas, como el yoduro. Para ello puede ser útil, al margen del tratamiento que nos prescriba el médico, baños en la playa, de este modo el agua salada actuará como inhibidor de estas molestias, ayudándonos a acelerar el proceso de recuperación.

 

 

Y por último, un grupo de enfermedades para el que generalmente no nos resulta muy complicado encontrar trucos naturales, se trata de las enfermedades respiratorias. Entre ellas encontramos el asma, la sinutisis, el catarro, etc. Puesto que en todos estos casos los órganos que suelen verse más afectados son aquellos que forman el aparato respiratorio es posible encontrar difentes productos que nos ayuden a limpiar todos ellos de forma efectiva, gracias a las propiedades espectorantes, que ayudan a eliminar la mucosidad y todas las posibles impurezas que podamos acumular. Entre estos ingredientes encontramos el romero, el tomillo o las hojas del pino. Todas ellas, bien sea por separado o unidas, podemos usarlas para preparar infusiones que sin duda nos permitirán una mejoría de muchos problemas respiratorios sin recurrir a un consumo abusivo de fármacos, en ocasiones peligrosos porque pueden debilitar nuestro organismo por un uso prolongado.